Blog

XIX Congreso – Antropología Filosófica

Coordinador: Eduardo González Di Pierro

Transcurridas ya prácticamente dos décadas del siglo XXI, el pensamiento filosófico se ha visto en la necesidad de replantearse el problema antropológico como objeto privilegiado de sus reflexiones, toda vez que, durante buena parte del siglo pasado, tal problema protagonizó, en diferentes sentidos, las preocupaciones de los filósofos y las corrientes filosóficas más importantes.

En efecto, una vez constituida, en la modernidad, la antropología filosófica como disciplina de la filosofía, los planteamientos que, desde Kant hasta nuestros días, se han forjado sobre el ser humano, han sido múltiples y muy variados, y abarcan desde una consideración positiva de lo humano como realidad privilegiada, hasta el cuestionamiento e incluso la negación de una dimensión que pudiera llamarse propiamente “humana”. La pregunta antropológica dentro de la filosofía encuentra su expresión más importante en el despliegue de principios del siglo XX en algunas de las corrientes más importantes de dicho período; desde la reinauguración, por así llamarla, de la antropología filosófica, a cargo de la fenomenología, a partir principalmente de Husserl, Scheler y Edith Stein, hasta los diversos desarrollos de lo que se ha denominado, no sin problemas, “personalismo”, desde sus exordios a través del pensamiento de Emmanuel Mounier, pasando por distintas expresiones en tradiciones y perspectivas muy distintas entre sí, cuyo único común denominador es el de que la reflexión está centrada en la persona humana como categoría nuclear de lo que es el ser humano, hasta los epígonos “posmodernos” que conciben una disolución de la subjetividad y, en línea de continuidad, de la condición humana, deviniendo en una verdadera crisis de la antropología filosófica en las postrimerías del siglo pasado, es el de la persona otro de las preocupaciones emergentes de nuestra época.

Es por ello que se ha vuelto más pertinente que nunca la vuelta a la reflexión filosófica sobre la significación, el sentido y las implicaciones de lo humano, en un momento en que pensamientos y acciones de la Humanidad dan muestras de crisis. Las actuales reflexiones sobre el problema de la violencia, la injusticia, la inequidad, exigen necesariamente el volver a pensar sobre la condición humana, regresando a la tradición y, al mismo tiempo, proponiendo nuevas categorías y perspectivas que puedan desembocar en una reconceptualización del ser humano, su lugar en el mundo, en la historia, y la vocación a la que está llamado en medio de una realidad hostil, que atenta contra los propios seres humanos, subordinados al capital y la lógica de una globalización impersonal cuyas consecuencias parecen llevar a la autodestrucción, y donde la filosofía debe ocupar un lugar central para que el nihilismo, la violencia y el desprecio por la vida no tengan la última palabra.

ALGUNAS TEMÁTICAS POSIBLES DENTRO DEL ÁREA:

1.-Pensar al ser humano en el siglo XXI.

2.-Los personalismos del siglo XX.

3.-Una “nueva” antropología filosófica.

4.-El problema del ser humano en la era “posthumanista”.

5.-Crisis y renovación de la subjetividad.

6.-Identidad, yo, sujeto, persona. Distinciones conceptuales.